Cazadores de ballenas: la caza de la ballena en la Edad Moderna

La pesca de la ballena en la Edad Moderna ha generado gran cantidad de mitos y literatura. Desde nuestra perspectiva actual puede parecernos exagerado poner tintes románticos a un trabajo que de por sí puede parecernos de lo más prosaico y, en actualidad, excesivo y cruel por los métodos y el escaso número de cetáceos.




Sin embargo, hemos de hacer el esfuerzo de pensar que en aquellas épocas la pesca de la ballena era una auténtica aventura de final incierto: abandonando a sus familias, luchando contra los elementos, con el peligro de ser hechos prisioneros por los corsarios ingleses y sus aliados, y todo ello con los medios técnicos de hace más de 400 años.

El atractivo: los beneficios económicos y ser una vía de escape de las continuas y desastrosas levas militares.

La pesca de la ballena en la costa cantábrica

Las ballenas que aparecen en los escudos de las villas de la costa cantábrica patentizan la importancia económica que su pesca tuvo desde la Edad Media hasta el siglo XVIII. El riesgo que se corría en su captura quedaba compensado por el alto valor monetario que la pieza cobraba una vez en el puerto.

De la ballena se sacaban numerosos provechos, a los que se añadía el factor del alto rendimiento dado el tamaño de este animal. Los productos más importantes eran la grasa y los dientes. La grasa se fundía para reducirla a saín, un aceite utilizado como combustible para el alumbrado y como lubricante.



Las barbas tenían numerosas utilidades. Dada su flexibilidad eran excelentes armazones para sombrillas, abanicos, peines, corsés y otros utensilios. Su carne y su lengua se solían poner en salazón para su consumo, si bien sólo hay constancia de que se tomase en la zona francesa. También se hacía uso de los huesos como material constructivo, sí bien no queda constancia material en la villa.

Tipos de ballenas y su desaparición de la costa cantábricaLas especies capturadas eran la llamada ballena byscayensis y las trompas o cachalotes- estos últimos de más difícil y arriesgada captura, pero poseedores de un ámbar muy solicitado en perfumería.

Estas especies se despazban desde las costas gallegas o asturianas hasta las vascas. Su desaparición de la costa vasca no tuvo que ver tanto con una actividad de sobrepesca, como con un posible cambio de las zonas de migración. Su escasa o nula mención en los documentos del XVIII la podemos relacionar con una extinción comercial, esto es, se llegó al momento en el que el número de capturas era tan bajo que ya no era rentable una dedicación plena.

La desaparición de las ballenas de la costa cantábrica no fue radical y tampoco fue el motivo del desplazamiento de estas pesquerías hacia los mares del Norte.

La pesca de la ballena en Terranova

La constatación de la abundancia de ballenas en la zona de Terranova dio lugar al inicio de su explotación en esta zona, documentándose las primeras expediciones a partir de 1530. La especie que se capturaba en estos mares era la “Balaena Mysticetus” o de cabeza arqueada.

Cada maestre llevaba su propia chalupa e iba acompañado por dos tripulantes más. Los contratados tenían que acudir con sus arcas, trastes y aparejos al puerto de embarque indicado por el armador, pagando éste todos los gastos hasta el embarque, mientras el viaje de vuelta era a cuenta de los primeros.

Además, para pagar el resto de gastos del viaje recibían un préstamo por parte del armador, estipulándose que los réditos no fuesen nunca superiores al 25 %. Un alto tipo de interés en consonancia con el riesgo y beneficios de la empresa para ambas partes.



Artes e útiles de pesca: el arca de Terranova

El arca, llamada en los protocolos arca de Terranova o arca de la mar, era una de las piezas fundamentales del ajuar de los pescadores de ultramar. En ella llevaban los aparejos y sus pertenencias: sangraderas, arpones y cuchillos, usados también como armas ya que el viaje estaba lleno de peligros, desde temporales a los ataques de corsarios, siendo alto el riesgo de no alcanzar el destino.

Una vez en Terranova había que afrontar otros obstáculos como el rigor del frío y las nieblas. Los propios bancos de pesca son difíciles, con zonas rocosas y el peligro de icebergs a la deriva.

El frío obstaculizaba mucho los trabajos, llenándose de hielo los aparejos, las barcas y congelando las manos de los pescadores. En las densas nieblas de la zona se perdían barcos y muchas chalupas en el intento de volver a la nave principal.

Si todo iba bien, la vuelta a casa suponía poder entrar en el mercado matrimonial emparentando bien, comprar o construir una chalupa, pagar las deudas contraídas o, en el mejor de los casos, invertir las ganancias en tierras.




LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

HEMEROTECAS y BIBLIOTECAS DIGITALES

HEMEROTECAS y BIBLIOTECAS DIGITALES
Biblioteca Nacional España

Biblioteca Virtual Prensa Histórica

Otras hemerotecas locales e institucionales

Red de bibliotecas de Museos (BIMUS)

HEMEROTECA CIENTÍFICA. MÉXICO