MARIA ISABEL DE BRAGANZA: LA REINA QUE INSPIRÓ UN MUSEO

Poco se sabe de María Isabel de Braganza. Nació en Lisboa el 19 de mayo de 1797 y era hija primogénita del rey Juan VI de Portugal y de su esposa, la reina Carlota Joaquina que a su vez era hija del rey Carlos IV de España y hermana de Fernando VII. Al ser invadido Portugal por las tropas napoleónicas, la familia real portuguesa se exilió a Brasil y allí creció la joven princesa, muchacha de carácter extremadamente tímido, dulce y bondadoso. Llegó a España en Setiembre de 1816 con destino a ser la segunda esposa de Fernando VII, su tío. Fue recibida en el puerto de Cádiz por el representante del Rey, el Conde de Miranda, celebrándose enseguida la boda por poderes en el mismo Cádiz, tal y como se había estipulado en el contrato matrimonial firmado por sus padres y el rey español. Se trataba de una boda de conveniencia cuya finalidad era reforzar las relaciones hispano-portuguesas.




Las crónicas de la época la describen como una muchacha buena como el pan, pero carente de gracia. Una anécdota cuenta que el día de la boda en Madrid se colocó un pasquín en la verja del palacio que decía: «Fea, pobre y portuguesa.¡Chúpate esa!». Un cruel comentario más dedicado a zaherir a su esposo, inmerso en plena represión del liberalismo e implantación del absolutismo. Ella, sin embargo, siempre mostró un talante tolerante, dialogante, tratando de destensar el ambiente cortesano y suavizar el carácter intolerante de Fernando VII. Se comentaba que simpatizaba con los liberales.


También demostró ser una mujer culta y con gran afición a las Bellas Artes. Maria Isabel de Braganza se dedicaba a la pintura y, según cuentan los biógrafos, logró convencer a su marido para convertir el edificio de Juan de Villanueva, destinado en origen a albergar un Gabinete de Ciencias Naturales, en museo de arte. A Fernando VII le agradó la idea de poder guardar en este espacio todas las obras de arte de la Corona. De hecho, en el retrato que de ella se conserva en el Prado fue pintado por Bernardo López Piquer, Maria Isabel de Braganza apunta con el brazo derecho al edificio del museo que se ve a través de una ventana, mientras su mano izquierda está apoyada sobre una mesa, por encima de planos del conocido Museo del Prado. 



Isabel falleció tan sólo dos años después de casarse, en 1818. Tras un duro y mal atendido parto, como el de la mayoría de las mujeres de aquella época, murió a los 21 años de edad. La Gaceta de Madrid glosaba su figura subrayando que: ‘ Las Artes han perdido también una ilustrada Protectora, que se complacía en sostenerlas y fomentarlas’ (27/12/1818).



A su muerte le fueron realizados retratos, catafalcos conmemorativos y una escultura. Esta última es obra de Álvarez Cubero y fue realizada en1826, en mármol de Italia. Actualmente en el Prado, constituye un excelente ejemplo del neoclasicismo desarrollado en España, siendo sus claves la búsqueda de la belleza, la perfección del cuerpo humano, el virtuosismo y la serenidad



Fotografías: Wikipedia

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

HEMEROTECAS y BIBLIOTECAS DIGITALES

HEMEROTECAS y BIBLIOTECAS DIGITALES
Biblioteca Nacional España

Biblioteca Virtual Prensa Histórica

Otras hemerotecas locales e institucionales

Red de bibliotecas de Museos (BIMUS)

HEMEROTECA CIENTÍFICA. MÉXICO